Alemania impulsa la integración económica de la Unión Europea con Latinoamérica y México es la pieza clave de la alianza

Realidades.-En Alemania visualizan el proteccionismo de Estados Unidos como una gran oportunidad para impulsar la integración económica de la Unión Europea con los paises que conforman Latinoamérica y México fungiría un papel estratégico por ser la nación con mayor infraestructura para desarrollar el comercio internacional.

“Trump se equivoca cuando cree que con proteccionismo va a lograr poner a America first”, dice a DW la presidenta del German Institute of Global and Area Studies (GIGA),  Amrita Narlikar, experta en comercio internacional, globalización y negociación multilateral.

“Lo que puede suceder”, agrega esta profesora de la Universidad de Hamburgo, “es que los aranceles, a pesar de favorecer a corto plazo la industria siderúrgica nacional, otros sectores van a ser fuertemente golpeados, dentro del mismo Estados Unidos”. La subida de precios del aluminio estadounidense afectaría la industria electrónica, por ejemplo.

“Trump está generando una situación de pierde/pierde”, según Narlikar, especialista en estrategias en la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esta “guerra no la va ganar nadie”, ha advertido, en efecto, la Comisaria de la UE para el Comercio, Cecilia Malmstrom.

Pierden todos

Pierde Estados Unidos, pierde la UE, pero también pierde América Latina, sobre todo México: “La dependencia de su economía del mercado estadounidense es extrema y la mayor en toda la región. Eso vale tanto para la exportación como para la importación”, dice a DW Hans Blomeier, director de la Fundación Konrad Adenauer (KAS) en México, quien resalta el agravante de “la amenaza de Washington con cancelar el Tratado de Libre Comercio (NAFTA)”. Una recesión en México, debida a una guerra comercial con EE.UU., puede tener un efecto dominó en el resto de América Latina, temen, por su parte, economistas colombianos.

Y como si fuera poco, los aranceles llegan en medio de una caldeada campaña electoral en un país que elegirá nuevo presidente este 1° de julio.

¿Responder con la misma moneda o aceptar las imposiciones arancelarias de Washington? Lo que para algunos es un dilema, para Amrita Narlikar es absolutamente claro: “Ni la UE, ni América Latina ni Canadá deben aceptar esta abierta violación de las reglas de la OMC y reaccionar de manera similar”.

Bruselas anuncia elevar aranceles para manteca de maní, whisky y motocicletas, mientras México planea encarecer la importación de piernas de cerdo estadounidenses, entre otros. “Pero toda reacción de México hay que verla en el contexto de NAFTA y lo que el nuevo presidente de México decida”, recuerda Blomeier.

Multilateralismo y unidad frente al infractor

Pero Narlikar recomienda no solo reaccionar firmemente frente a EE.UU. sino también mantener un “diálogo paralelo que permita un consenso multilateral”. En él, según la experta, debe estar presente China. Un diálogo que ella ve “enmarcado en la OMC”.

Cada país por su cuenta no va a poder hacer nada contra el nuevo proteccionismo de Washington. Es más, Amrita Narlikar advierte explícitamente del “riesgo de entrar en negociaciones bilaterales con EE.UU. a expensas de la violación de las leyes del libre mercado establecidas por la Organización Mundial del Comercio”. Una propuesta lanzada justamente por Donald Trump este 1° de junio a México y Canadá.

Pero frente al “divide y vence” también existe “la unión hace la fuerza”. Un lema tan trillado como ausente en el comercio internacional. ¿Hora de que, al fin, la UE y América Latina cooperen más estrechamente?  “Esta debiera ser la consecuencia de la errática política de Trump”, concluye el director de la KAS en México, recordando que  “el Tratado de Libre Comercio entre Bruselas y México está casi listo”.

Una mayor cooperación entre las dos regiones puede ser un resultado positivo del proteccionismo impulsado por Trump. “Algo posible, si la UE respalda sus promesas con hechos como un mayor acceso a productos latinoamericanos al mercado unitario”, advierte Hans Blomeier, quien aboga por “una intensificación de las relaciones comerciales entre ambas regiones”.

Pero el desaire de Europa ha llevado a México, Colombia, Perú y Chile a buscar mercados en Asia. “Ahora está por verse si ese eje transpacífico es ventaja o competencia”, reconoce el director de la KAS en Ciudad de México. Pero, es algo que ambas regiones pueden definir. No en vano en Asia está China, el gigante que hay que invitar a fortalecer el multilateralismo, la única fórmula visible contra la autodestructiva “guerra comercial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *