Carlos Joaquín dejo en el olvido y la carencia a Chetumal

Desde que asumió el poder ante miles de ciudadanos, Carlos Joaquín se comprometió a hacer todo lo que estuviera a su alcance para sacar adelante a Chetumal y a los chetumaleños que con su voto le dieron la gubernatura.

Eso ya tiene dos años.

Es claro que a Carlos Joaquín ya se le olvidaron las promesas hechas ante miles de humildes ciudadanos que vieron en él una luz de esperanza, pero resultó igual que todos los políticos: un mentiroso más.

Y nada ha cambiado para los que creyeron en sus palabras, que en ese momento eran bálsamo puro en contra de “los borgistas que dejaron en la peor de las quiebras a Quintana Roo”.

Entre los productos que le compra Carlos Joaquín a sus paisanos yucatecos cada mes, destacan, entre otros, 550 kilogramos de frijol negro, 450 kilógramos de azúcar estándar y 100 litros de aceite.

El costo mensual de la despensa asciende a 59 mil 330 pesos, y bien podría ser surtida en alguna tienda de Chetumal, pero como buen yucateco Carlos Joaquín fomenta la economía de su estado.

Cabe señalar que la Oficialía Mayor del gobierno estatal a cargo de Manuel Alamilla Ceballos es la encargada de comprar la despensa de su jefe, pero este funcionario desconoce la situación, según sus propias palabras.

La despensa de la vergüenza se surte en Yucatán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *