Existe tranquilidad en los mercados ante prospectado triunfo de AMLO en México según Citibanamex

Realidades.- Un triunfo de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, en la elección presidencial del primero de julio “es el resultado más probable en este momento”, afirmó Citibanamex, uno de los principales grupos financieros del País.

“Nosotros estamos asumiendo tal escenario”, añadió la filial mexicana del estadunidense Citi. Sostuvo que “el cambio en la política económica va en serio” y advirtió de un deterioro en la condición macro y microeconómica del país.

“Si hace un año nos hubieran preguntado por un estimado del tipo de cambio para abril del 2018 suponiendo una ventaja de dos dígitos de AMLO sobre su rival más cercano, un nivel de 18.17 pesos por dólar habría provocado gran escepticismo. Sin embargo, este nivel ha sido el promedio del tipo de cambio para la primera mitad de este mes, a pesar de que López Obrador supera a Ricardo Anaya (candidato por la coalición Por México al Frente) por 19 puntos porcentuales”, añadió el área de análisis de Citibanamex. A esta situación la llamó “la paradoja de abril”.

Una vez que revisa los promedios de preferencia electoral que arrojan encuestas publicadas hasta ahora, Citibanamex consideró “natural” que los participantes en los mercados financieros asuman una victoria de López Obrador como el resultado más factible en este momento.

“A final de cuentas, la decisión depende de los votantes. Sin embargo, intentar atribuir la paradoja de abril a que los mercados no creen en las encuestas, suena disparatado, en el mejor de los casos”.

Los cambios propuestos por López Obrador en el ámbito de las reformas puestas en marcha durante el actual gobierno eventualmente generarían inconsistencias macroeconómicas en términos de las políticas monetarias, fiscales y comerciales, así como distorsiones a nivel microeconómico, consideró.

“El deterioro del escenario macroeconómico que prevemos se debe al hecho de que realmente no vemos cómo podría aumentar la inversión fija bruta -la pública aumenta, pero no compensa la menor inversión privada-, lo que lleva a un crecimiento del producto interno bruto (PIB) menor.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *