Miguel Ramón Martín es el mandamás de Cristina Torres en Solidaridad y autor intelectual de la guerra sucia en Quintana Roo rumbo a las elecciones de 2018 en contra de MORENA

Realidades.- El expriista Miguel Ramón Martín Azueta es el operador del lodasal político emprendido por el Gobierno de Quintana Roo de Carlos Joaquín González en contra de la única disidencia política en la entidad, que es el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Actualmente el estado de Quintana Roo es gobernado por un collage atípico de viejos políticos del PRD, PAN y expriistas como Miguel Ramón Martí, siendo este último  el operador de toda la guerra sucia en redes sociales en contra de López Obrador y de los candidatos de MORENA, donde destacan los ataques en contra de la Diputada Laura Beristain Navarrete, aspirante a presidente municipal de Solidaridad (Playa del Carmen) por los obradoristas.

El coraje de Miguel Ramón y de Carlos Joaquín fue su frustrado plan para imponer a Arturo Castro (expriista de Baja California) como el candidato de MORENA para Solidaridad y de esta manera jugar con su empleada Cristina Torres la posibilidad de la reelección pero de igual forma buscaban asegurar el control del municipio a través de imponer a Arturo Castro ante un posible escenario arrollador de López Obrador en la entidad.

Las razones son claras, en la elección federal de 2012, en Playa de Carmen resultó un aplastante triunfo sobre el PRI con el 52% a favor de López Obrador. En ese sentido se espera en el presente proceso electoral de 2018 un triunfo de AMLO y de sus candidatos.

Por esa razón Miguel Ramón intentó infiltrase en MORENA a través de mercenarios políticos sin trayectoria como Omar  Sanchez Cuti y Laura Corrales, financiando su proselitismo en las calles de Playa de Carmen y en redes sociales.

Sin embargo, el fuerte posicionamiento de Laura Beristain y el trabajo institucional desarrollado por los Beristain en relación a la agenda política del estado es el mejor respaldo para López Obrador y para MORENA con el objetivo de cuidar la elección el primero de julio a través de una estructura electoral fuerte.

El objetivo real de Miguel Ramón era operar la entrega de la estructura de MORENA el día de la elección al puro estilo priista en beneficio de su empleada Cristina Torres.

Sin embargo, López Obrador y su equipo saben que la estructura de la familia Beristain es leal al proyecto de izquierda desde el año 2005 cuando la hoy Senadora Luz María Beristain abrió la primera oficina en Quintana Roo en respaldo al proyecto de AMLO.

La frustración de Carlos Joaquín y de Miguel Ramón por miedo a perder la nueva joya de la Corona (Solidaridad) ha desatado una guerra sucia en redes sociales en contra de Laura Beristain, quien es una persona comprometida con el desarrollo social y cultural de manera tangible más allá del mediocre trabajo del autodenominado “gobierno del cambio” encabezado por Cristina Torres que ha sumido al municipio en la peor crisis de seguridad pública y como muestra está el “warning” que emitió el Gobierno de Estados Unidos para que su personal consular no acuda a Playa del Carmen después de la explosión de un artefacto en el muelle marítimo que cruza a la Isla de Cozumel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *