No al robo de playas públicas de Cancún: Senadora Q. Roo

Realidades.-La cancunense Marybel Villegas Canché, Senadora por el Estado de Quintana Roo por el partido Morena, se presentó ante Órgano Interno de Control en el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), para presentar una denuncia por la venta indebida de los lotes ubicados en Playa Delfines a inversionistas extranjeros, la cual fue entregada ante la titular de la dependencia, María Guadalupe del Rosario Chéquer Mencarini.

En la denuncia se demandó que se inicie la investigación respectiva, a efecto de que, en su caso, se determine la responsabilidad de los servidores públicos involucrados, por la enajenación irregular y viciada del predio ubicado en el “lote 56-K” de playa Delfines, o quienes resulten responsables.

Recalcó que “De acuerdo a medios locales, el predio se vendió a la empresa Pulso Cancún Nizuc S.A.P.I. de C.V. el 21 de diciembre de 2017, cuya superficie es de 10 mil 158.49 metros cuadrados. En ese momento el predio tenía un avalúo catastral de poco más de 42.3 millones de pesos al 20 de febrero de 2015; sin embargo, la moral involucrada compró el inmueble en diciembre pasado a un costo total de 19 millones 259 mil 893 pesos, lo que indica que fue vendido por tan sólo el 45% de su valor original, y no obstante lo anterior, fue adquirido mediante pago a plazos”.

Enfatizó en que la situación está ocasionando un daño patrimonial a la hacienda federal, así como a los ciudadanos de Quintana Roo, ya que son despojados de uno de los pocos espacios públicos que quedaban en las playas de Cancún.

Investigación a fondo

Dentro de la denuncia la Senadora indica que se advierten presuntas irregularidades de Servidores Públicos de FONATUR, y de la empresa Pulso Cancún Nizuc S.A.P.I. de C.V., conductas que se podría ubicar dentro de la hipótesis normativa contemplada en los artículos 52 y 53 de la Ley General de Responsabilidades de los Servidores Públicos, como falta grave.

Indica que de acuerdo a los artículos los involucrados estarían incurriendo en el delito de cohecho como en el delito de peculado o bien cualquier otra conducta de las señaladas como irregulares por la mencionada Ley, al autorizar indebidamente la venta.

Recordó que en un comunicado que emitió el actual Director General de Comercialización de FONATUR, Martín Guillermo Merino Westphal, se informó que el valor base que se publicó para concurso “cumplió con lo establecido en las Políticas” y que la moral que adquirió para sí el inmueble –propiedad del empresario Salomón Kamkhaji Ambre– figura como única postora inscrita en el proceso de licitación y al no presentarse más postores, la adjudicación se da de forma directa, pero olvidó mencionar que se ofertó con un “precio de ganga”.

“La venta se hizo bajo el esquema de “servicios turísticos y recreativos” y en ese momento fungía como Director General Comercial de FONATUR, Juan Bechara Abdo Feres, quien fue el encargado de autorizar la Oferta Unilateral de Compra No. 4108, que en su apartado de “lineamientos generales de construcción” especifica que la densidad del predio es sin capacidad de alojamiento y vivienda”, expresó.

Describió que verificando el Programa de Desarrollo Urbano del Centro de población de Cancún 2014-2032, en su capítulo noveno, clasifica el uso de suelo “Zona de Servicios Turísticos y Recreativos” asignando la clave SP para aquellos de playa tipo 1, esquema de clasificación bajo el cual fue vendido el predio Lote 56-K.

“La clasificación sólo permite los usos de suelo para construir máximo una planta como en auditorios o salas de usos múltiples, acuarios, albercas y baños públicos, cafeterías, restaurantes, cantinas o bares, entre otros, pero hasta ahora el empresario Kamkhaji expresó el interés de construir áreas comerciales y áreas de oficina con amplios espacios para estacionamiento”.

Por último, enfatizó que en el tema de impacto ambiental, también surgen diversas dudas, pues a finales del año pasado un caso similar resultado de las denuncias e investigaciones de diversos medios de comunicación ante muerte de cientos de crías de tortugas de un corral sobre el que inició construcciones el Hotel Gran Solaris, mismo que se encuentra a corta distancia del predio que hoy se expone, cuya obra fue suspendida.

Fuente: La Verdad Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *