¿No que muy buen financiero? Pérdidas del Pensionissste por inversión fracasada en ICA fueron avaladas por Meade (400 mdp)

Realidades.- El Pensionissste –el fondo de pensiones de los trabajadores federales– tiene una comisión ejecutiva que decide el manejo de los recursos, excepto, dice el estatuto orgánico del Issste: aquellas que por su “importancia ameriten acuerdo de la junta directiva del instituto”. La junta la componen los titulares de varias secretarías de Estado.

¿Quiénes formaban este organismo cuando se tomó la decisión de invertir 400 millones de pesos –de las pensiones de los trabajadores– en acciones de la constructora ICA cuando la empresa se encontraba en una franca crisis financiera?

Eso ocurrió el año 2015, según la investigación de Reuters. La junta la componían por la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray Caso; por Sedesol, compartieron el cargo Rosario Robles (hasta agosto de 2015) y José Antonio Meade (de agosto de 2015 a septiembre de 2016); Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo, y Mercedes Juan López, Secretaría de Salud. Otros integrantes de la junta fueron los titulares de Medio Ambiente, Juan José Guerra (de agosto de 2012 a agosto de 2015) y Rafael Pacchiano (de agosto de 2015 a la fecha). Por la Secretaría de la Función Pública desfilaron Julián Alfonso Olivas Ugalde (de febrero de 2012 a febrero de 2015) y Virgilio Andrade Martínez (de febrero de 2015 a julio de 2016). El director del Issste era José Reyes Baeza, quien recientemente renunció al cargo, tiene boleto (y tendrá fuero) para ocupar un lugar en la próxima Legislatura como senador del PRI. Una operación de 400 millones de pesos no se hace en un día. ¿Unos la prepararon y otros la ejecutaron? ¿Algunos no estuvieron de acuerdo, o la aprobación fue unánime? Las preguntas son relevantes porque, de acuerdo con la investigación de Reuters, la inversión de 400 millones de pesos del Pensionissste se perdió; ICA cayó en concurso mercantil, su deuda fue restructurada… y el dinero de los burócratas se esfumó.

Aeropuerto de Texcoco y su vínculo con ICA

Aparentemente el Fovissste y el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México no tienen conexión. Sin embargo, podría haberla. La constructora ganó este mes el contrato para construir las plataformas que forman el proyecto del campo aéreo. Su valor es de 7 mil 145 millones de pesos, sin que se incluyan los impuestos. El proyecto consiste en realizar las estructuras de concreto, acero y pavimento donde se resguarden las aeronaves de ascenso y descenso de pasajeros. Caben dos preguntas: ¿hubiera podido participar ICA en la licitación, de haber sido descalificada por la Función Pública por el expediente Fovissste? Ahora que la suerte parece favorecerla, ¿devolvería a los trabajadores federales los 400 millones de pesos perdidos? Moraleja: todo contrato, inclusive el del aeropuerto y los petroleros, son revisables. Incluso contienen cláusulas que dejan la puerta abierta a la revisión. No son pactos con Dios.

Las inundaciones, los terremotos, los huracanes suelen convertirse en botín de los funcionarios (e instituciones privadas) que manejan los donativos para los damnificados. ¿Recuerdan las juntas federales de mejoramiento? Las desapareció López Portillo porque era un escándalo cómo se movía el dinero. Las acusaciones llegaban hasta el Presidente, que antes de ocupar el cargo las tuvo bajo su responsabilidad. Sin embargo, no tiene precedentes lo ocurrido con el #19S. El destino de millones de pesos es incierto. Un análisis realizado por investigadores del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) concluye que no hay información que permita hacer una estimación de lo donado, pero se calcula que son varios miles de millones de pesos. Tampoco de su destino. El Inai ofreció llevar un “tablero de control”. Pero es fecha que no aparecen ni el control ni el tablero.

Infonavit ofertó apoyos a personas que resultaron damnificadas por los sismos pasados mediante un programa denominado “uso de la subcuenta de vivienda”, en la que, previa entrega de documentos (escrituras, dictámenes de afectación), te autorizaban a retirar dinero de esa subcuenta. En Tuxtla Gutiérrez fue un calvario poder acceder a las oficinas a entregar documentos. Muchísimos quedamos fuera, ya que nunca hubo espacio para que nos atendieran, decían que ya no había fichas. Y aunque en el portal dicen que el programa durará seis meses, nos dicen que ya no. Quejarse en las oficinas de México es otro calvario. Ojalá pudieras hacer público este reclamo para que al menos alguien se entere de que hubo un terremoto en el sur del país y que los damnificados seguimos clamando por ayuda.

R: No es ayuda, ingeniero Herrera, es un derecho. Se trata de que damnificados como usted puedan retirar su propio dinero de la subcuenta de vivienda. Voy a hacerle llegar su carta al director del Infonavit, David Penchyna.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.