¿No que no? Se termina la hipocresía política de Laura Corrales y se destapa como empleada de Cristina Torres

Realidades.- El descaro total se ha manifestado en el presente proceso electoral al destaparse Laura Corrales abiertamente como empleada de Cristina Torres.

El miedo de Carlos Joaquín a perder la elección en el municipio de Solidaridad lo llevó a cometer diversos errores políticos en su intento por controlar el partido de Morena en Playa del Carmen.

El primer error de Carlos Joaquín fue confiar en la inexperimentada Norma Angélica Ríos, quien como regidora de Morena se entregó a los brazos de Cristina Torres a cambio de abrirle la puerta de Morena en Solidaridad para impulsar al incondicional joaquinista, Arturo Castro.

El incipiente fracaso de Arturo Castro en morena tiene nombre y apellido; Norma Angélica Ríos.

De igual forma, el plan B de Carlos Joaquín y de Cristina Torres por impulsar el perfil de Laura Corrales en Morena fracasó ante el nulo trabajo político de la joven, misma que fue utilizada para colgarse de la imagen de morena para intentar obtener una candidatura a modo del joaquinismo.

Ambos personajes, Arturo Castro y Laura Corrales abandonaron su hipocresía política y finalmente se manifestaron en respaldo de Cristina Torres después de fracasar en su intención por infiltrarse en Morena.

El reciente destape de Laura Corrales es la muestra irrefutable de un plan maquiavélico fracasado por controlar el partido de Andrés Manuel López Obrador en el Municipio de Solidaridad, sin embargo el papel pujante de los Beristain en respaldo de AMLO desde las elecciones presidenciales de 2006 y 2012 fueron su mejor carta para obtener el respaldo del CEN nacional de Morena que nunca accedió ante el embate de Carlos Joaquín por controlar el partido a nivel local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *