Policía acusado de homicidio en Quintana Roo

Realidades.-La tarde en que Javier Rodríguez Valladares y una persona más fueron asesinados en la Supermanzana 29 en Cancún, el policía Alfredo “N”, a quien la Fiscalía General de Quintana Roo acusa del doble homicidio, se encontraba dentro del local propiedad de su esposa, antes y durante los disparos.

La probable prueba de lo anterior son los repartidores que se encontraban en el local y el vídeo tomado por una de las cámaras del inmueble, ubicado en avenida Palenque casi esquina con Calle Caleta, en donde ocurrió el crimen.

También el dicho de la esposa de Alfredo “N”, quien se estaba en el mostrador del establecimiento, al lado del policía municipal comisionado como escolta, cuando se escucharon las detonaciones de arma de fuego.

En entrevista, la mujer del imputado, narró que suelen cerrar el pequeño negocio de ensaladas a las 17 horas, pero el 29 de agosto pasado unas reparaciones dentro del local les hicieron quedarse después de las 18 horas. Ella se encontraba al lado de su esposo, a quien describe como “un policía de corazón, orgulloso de su trabajo”, mientras sus repartidores estaban bebiendo afuera del local.

“De pronto se oyeron detonaciones. Yo le dije a mi marido que eran disparos, al menos yo escuché 10. Le pedí que no saliera. Los muchachos entraron y medio se asomaron para ver qué pasaba. Mi marido se asomó también, regresó y sacó su pistola y su celular y empezó a llamar al 911 para pedir ayuda, pero no le respondían”, cuenta.

“Los muchachos hicieron lo mismo y él le marcó a uno de sus compañeros, policías, quien le dijo que andaba por ahí cerca. Ya que no se escuchó nada salieron hacia la esquina y luego se fue hacia la calle de Caleta, donde mataron a las dos personas”, narró la mujer.

Frente a uno de los cadáveres había dos mujeres llorando. Alfredo les preguntó si estaban bien y si conocían a las víctimas, le respondieron que no y se fueron apresuradamente. Alfredo seguía con la pistola en mano y en la otra el celular cuando llegó la patrulla y de ella descendió un reportero que tomó varias fotografías, incluyendo una gráfica de Alfredo de espaldas con el arma en la mano, la cual fue utilizada para incriminarlo.

Fuente: Yucatán Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *