Demencia y ataques cardíacos: dientes en mal estado pueden producir graves enfermedades

Realidades.- Nuestros dientes, además de ser importantes para masticar, influyen en nuestra salud. Su estado nos da señales de alarma temprana sobre posibles enfermedades, y tanto pacientes como médicos deben reconocerlas. No solo las caries pueden ser un gran problema. También la periodontitis y otras enfermedades amenazan a nuestros dientes y a la salud de todo el organismo. A la mayoría de nosotros no nos gusta ir al dentista, y lo visitamos solo cuando es urgentemente necesario o cuando el dolor nos obliga. Pero nuestros dientes también pueden darnos señales de alarma sobre problemas en todo nuestro organismo, no solo en la cavidad bucal.
No solo las caries pueden ser un gran problema. También la periodontitis y otras enfermedades amenazan a nuestros dientes y a la salud de todo el organismo.
No solo las caries pueden ser un gran problema. También la periodontitis y otras enfermedades amenazan a nuestros dientes y a la salud de todo el organismo.
«La mayoría piensa que los dientes y la salud del organismo no tienen nada que ver el uno con el otro, pero ambos son importantes para nuestra salud y están relacionados”, dice a DW Roland Frankenberger, de la Policlínica para la Conservación Dental, de la Universidad de Marburgo. La periodontitis, por ejemplo, se ha convertido en una enfermedad crónica que, por ejemplo en Alemania, afecta a una de cada dos personas. Las inflamaciones de encías y periodonto -el conjunto de tejidos que rodean los dientes- son clave en la interrelación entre los dientes y el resto del cuerpo. Son producidas, sobre todo, por bacterias en la placa dental que pueden formar bolsas en las encías donde pueden reproducirse sin freno. «Al tener una periodontitis medianamente grave, hay una herida abierta en la cavidad bucal, tan grande como la palma de una mano”, explica Frankenberger. «Si alguien tuviera una herida así en la espalda, el médico la detectaría mucho más rápidamente y la trataría de la manera adecuada”, dice. Por ejemplo, cuando alguien tiene una herida en la espalda por haber estado demasiado tiempo acostado, se forma allí una entrada ideal para bacterias, que es vista de inmediato por los médicos, añade. Pero en la boca, eso es distinto, dice el especialista. Allí, al principio no la nota nadie. Lavarse correctamente los dientes debe aprenderse desde una edad temprana y adecuadamente a la edad de los niños.

Enfermedades dentales a menudo no son detectadas

Muchos pacientes no conocen la correlación entre la salud dental y la salud del resto del organismo. Cuando la boca sangra al lavarse los dientes, la mayoría no le da importancia. Sin embargo, se debe tomar en serio, ya que, desde la cavidad bucal, las bacterias pueden llegar a todo el organismo a través de la sangre. Una periodontitis siempre es una señal de alarma.
Si se sufre de periodontitis, las bacterias se anidan en la cavidad bucal.
Si se sufre de periodontitis, las bacterias se anidan en la cavidad bucal.
«Entre la prevalencia de periodontitis, es decir, la cantidad de casos, y los casos que realmente se tratan, hay una gran brecha”, advierte Frankenberger. Hay muchos médicos generalistas que durante su formación nunca escucharon nada sobre la interrelación de la dentadura con el organismo. «Se debe enseñar urgentemente durante los estudios que la cavidad bucal no es un espacio cerrado sin conexión, sino que influye en muchos lugares del cuerpo”, subraya. Si se sufre de periodontitis, las bacterias se anidan en la cavidad bucal.

Desde tensiones hasta demencia, diabetes y miocarditis

Aun cuando médicos y dentistas trabajan de manera interdisciplinaria desde hace mucho tiempo, las posibilidades de un tratamiento exitoso no están en absoluto agotadas. La influencia de la salud dental en otras áreas va desde dolores en las articulaciones hasta tinnitus y problemas cardíacos. Las enfermedades dentales pueden provocar también alergias y reuma. Pero no solo se necesita un trabajo conjunto con  traumatólogos y cardiólogos, sino que también hay que incluir a los neurólogos. La demencia es otra de las enfermedades que pueden ser producidas por problemas en los dientes y las encías, aclara Frankenberger. Por el otro lado, está claro que una demencia no puede revertirse a partir de una dentadura sana.
No hay que temerle al sonido del torno. Visitar al dentista y una limpieza profiláctica cada seis meses es lo mínimo que podemos hacer por nuestros dientes.
No hay que temerle al sonido del torno. Visitar al dentista y una limpieza profiláctica cada seis meses es lo mínimo que podemos hacer por nuestros dientes.
La interacción con la diabetes es la más significante. El sistema inmunitario de un diabético está debilitado, por lo cual es fácil para las bacterias asentarse en la cavidad bucal. Las enfermedades dentales y la diabetes pueden incluso reforzarse mutualmente, indica el experto. «La periodontitis es un riesgo de que se desarrolle una diabetes, o de que se agrave. Pero tampoco se puede decir tan fácilmente que si alguien tiene periodontitis es porque sufre de diabetes”. Otra consecuencia importante de los dientes enfermos es que las bacterias pueden llegar hasta la sangre, penetrar en el corazón y, desde allí, por ejemplo, provocar una endocarditis, una inflamación del músculo cardíaco. Si no se trata, esa enfermedad puede ser mortal. Es decir que una periodontitis es mucho más que solo encías sangrantes. No hay que temerle al sonido del torno. Visitar al dentista y una limpieza profiláctica cada seis meses es lo mínimo que podemos hacer por nuestros dientes.

Peligro para embarazadas

Especialmente las mujeres embarazadas son propensas a sufrir de inflamaciones en las encías, ya que su organismo está expuesto a sobrecargas. Una periodontitis debilita el organismo. Si no se trata rápidamente, puede aumentar el riesgo de un parto prematuro hasta 7,5 veces. Las bacterias se propagan a través de la circulación sanguínea hasta la placenta y pueden afectar el crecimiento del feto. Las inflamaciones graves de las encías se pueden evitar en gran parte con una buena higiene bucal. Esta no solo se basa en el lavado correcto de los dientes, sino también en una limpieza dental profesional y la visita al dentista, ambas cosas de manera regular, al menos dos veces por año. El dentista es quien puede determinar mejor si hay algo que no está bien. El abanico de las posibles enfermedades relacionadas con la cavidad bucal es muy amplio. Casi a diario se dan a conocer nuevos resultados de investigaciones, algunos también sobre cuestiones muy actuales.
Mujer Joven Con La Boca Abierta Sobre Fondo Blanco Foto de stock y más  banco de imágenes de Adulto - iStock
Lavarse correctamente los dientes debe aprenderse desde una edad temprana y adecuadamente a la edad de los niños.
«Un estudio finlandés demostró ahora que los pacientes con periodontitis sufrían un desarrollo mucho peor del COVID-19 que otros cuyos dientes y cavidad bucal eran sanos. Este estudio aparecerá próximamente en la revista especializada Clinical Oral Investigations, anuncia Frankenberger. No solo la dentadura, sino también la articulación temporomandibular es responsable de una cavidad bucal intacta. Si esa articulación presenta problemas, se puede sufrir, por caso, de dolores de cuello, de cabeza y de espalda. La musculatura de la mandíbula intenta corregir siempre las deformaciones posturales, para lo cual se contrae y se contractura. Esas contracturas pueden irradiarse hasta la columna vertebral y los hombros. Pero casi nadie piensa en los dientes cuando sufre de esas dificultades, sino que, a menudo, culpa por ejemplo a la mala postura frente a la computadora. Eso podría ser un motivo. Sin embargo, la influencia de los dientes, la cavidad bucal y la mandíbula sobre nuestra salud integral no debería subestimarse. Fuente: dw.com

About admin

Check Also

Promueven en Solidaridad rescate y adopción de mascotas

Realidades, Playa del Carmen, Quintana Roo, a 19 de septiembre de 2021.– La presidenta l Laura …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *