octubre 3, 2022

En contexto desde el Caribe

Las macrogranjas tienen los días contados en España

Realidades.- La fiebre por la ganadería intensiva en España no sería posible sin la demanda insaciable de China y el libre mercado europeo. Pero la época dorada del porcino español está llegando a su fin: China quiere dejar de importar cerdo y Bruselas, limitar la actividad de las macrogranjas.
https://twitter.com/Alvaro_Merino_/status/1481940078121431044
El cerdo es marca España. Ese porcino ibérico que pasta en las dehesas y come bellota durante meses es el producto por excelencia de la gastronomía española y uno de los más demandados en el extranjero. España produjo en 2020 más del doble de la carne de cerdo que consumió, y de las tres millones de toneladas de ese excedente que se exportaron, un 45% fue a parar a China y otro 40% a países de la Unión Europea.
Empieza a producir una de las granjas de cerdos más grandes del país -  Ganados & Carnes
Empieza a producir una de las granjas de cerdos más grandes del país
El problema, y la raíz del debate que ha estallado en los últimos días en España, es que el cerdo ibérico apenas supone el 11% de la cabaña porcina española. La ley exige que estos animales hayan sido criados al aire libre —a excepción del cerdo ibérico de cebo— y tengan  un peso y una edad mínimos de 108 kilos y diez meses para poder ser sacrificados. El resto de la cabaña es cerdo blanco, que puede ser criado en granja, pesar 90 kilos y tener solo seis meses de edad.
https://twitter.com/Alvaro_Merino_/status/1481940072861683714
Esta última variedad es en la que se han especializado las grandes productoras, que han implantado un modelo de integración vertical que ya abarca el 78% de las más de 88.000 explotaciones industriales porcinas. En él, el ganadero nunca es dueño de los cerdos, sino que solo ha de encargarse de engorda. Fuente: elordenmundial.com