octubre 3, 2022

En contexto desde el Caribe

Putin reta a Occidente a enfrentarse en el campo de batalla

Realidades, Moscú. El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que la ofensiva militar lanzada por país en Ucrania hace más de cuatro meses aún no ha empezado “en serio”, aunque dejó la puerta abierta a negociaciones, al tiempo que sus tropas mantenían la presión en la región del Donbás. “No rechazamos mantener negociaciones de paz, pero quienes las rehúsan deben saber que les será más difícil llegar a un acuerdo con nosotros”, agregó el mandatario, quien desafió a las potencias occidentales que dan apoyo militar a Kiev a enfrentarse directamente en “un campo de batalla”. En una reunión con parlamentarios rusos, Putin afirmó que a más de cuatro meses de la invasión a Ucrania, y después de miles de muertos y millones de desplazados, la ofensiva rusa “aún no ha empezado en serio”. Las fuerzas de Moscú afirman controlar toda la región de Lugansk y quieren conquistar Donietsk, para tener control absoluto de la cuenca minera, que ya estaba parcialmente en manos de separatistas prorrusos desde 2014. “Oímos actualmente que ‘los occidentales’ quieren derrotarnos en un campo de batalla ¿Qué decirles? ¡Que lo intenten!”, declaró Putin, si bien aseguró las negociaciones son aún posibles. Las fuerzas rusas prosiguieron ayer ataques aéreos sobre varias localidades de la cuenca del Donbás. Los bombardeos dejaron un muerto y varios heridos en Kramatorsk, la capital de la provincia de Donietsk, que junto a la de Lugansk conforman el Donbás. Una explosión dejó un gran cráter en un patio entre un hotel y edificios residenciales. En tanto, el barco Zhibek Zholi, de bandera rusa, con cereales ucranios a bordo, partió del puerto turco de Karasu, informó el portavoz del Ministerio de Exteriores de Ucrania, Oleg Nikolenko.
“Lamentamos que el barco Zhibek Zholi, con al menos 7 mil toneladas de cereales ucranios robados, haya recibido el permiso para salir del puerto de Karasu, a pesar de las pruebas del crimen presentadas a las autoridades turcas”, escribió Nikolenko en las redes sociales. El embajador turco en Kiev será convocado a la cancillería ucrania para “aclarar esta situación inadmisible”, agregó. La víspera, el portavoz adjunto del Ministerio de Exteriores de Rusia, Alexéi Záitsev, desmintió los informes de algunos medios sobre la presunta detención del barco. El pasado primero de julio, el embajador de Ucrania en Turquía, Vasili Bódnar, citado por los medios, afirmó que Ankara detuvo, por petición de Kiev, un carguero de pabellón ruso que supuestamente transportaba el grano ucranio de manera ilegal. Las fuerzas rusas han ocupado 22 por ciento de las tierras agrícolas de Ucrania desde la invasión del 24 de febrero, uno de los principales proveedores de los mercados mundiales de granos y aceites comestibles, manifestó ayer la agencia espacial de Estados Unidos (NASA). Datos satelitales de la NASA muestran que las tierras ocupadas por Rusia al este y sur de Ucrania producen 28 por ciento de los cultivos de invierno del país, principalmente trigo, canola, cebada y centeno; y 18 por ciento de los cultivos de verano, sobre todo maíz y girasol. “El granero del planeta está en guerra. Estamos en las etapas iniciales de una crisis alimentaria progresiva que probablemente afectará a todos los países y personas de la tierra de alguna manera” comentó Inbal Becker-Reshef, director del programa Harvest de la NASA. Antes de la guerra, Ucrania producía 46 por ciento del aceite de girasol comercializado a nivel global, 9 por ciento del trigo, 17 por ciento de la cebada y 12 por ciento del maíz, entre otros cultivos, informó la agencia. Fuente: lajornada.com.mx